Son una alternativa vegetariana muy saludable ya que cuentan con grandes cantidades de vitaminas, minerales, calcio y ácidos grasos esenciales. Te enseñamos cómo hacerlas para que siempre las tengas en la heladera.
Fotografía: Aníbal Gauto
Leche de avena
Ingredientes
1 taza colmada de avena
4 tazas de agua tibia
Stevia (ka'a he'?), a gusto
Media cucharadita de esencia de vainilla
Una pizca de canela
Preparación
Dejar en remojo la avena durante toda la noche anterior, o bien, 6 a 8 horas antes. Colocar la avena remojada junto con lo que quede del agua más las cuatro tazas de agua en la licuadora. De ser necesario, agregar agua adicional. Añadir los demás ingredientes y licuar.
Colar la leche con algún lienzo o con un colador de tela preferentemente.
Foto: Aníbal Gauto[/caption]
Leche de almendras
Ingredientes:
200 gr de almendras
3 tazas de agua (750 ml)
Canela y vainilla, a gusto
Algunas gotas de Stevia
Preparación
Para hacer la leche de almendras se necesitan almendras crudas.
La cantidad especificada para algo más de 1 litro de leche no tiene por qué ser definitiva; más bien, van en función de la intensidad que queramos darle al sabor. Si se quiere una leche con más sabor, se puede aumentar la cantidad de almendras y disminuir el porcentaje de agua. Se debe tener en cuenta que si se reducen los mililitros de agua, se reducirá la cantidad final de la leche de almendras.
No es necesario sacarle la piel a las almendras, no alterará el sabor. Lo que sí se
debe realizar es dejarlas en remojo con agua durante cuatro horas o incluso toda la noche; de esta manera, se potenciarán todas sus propiedades nutritivas. Pasado el tiempo, se tira el agua y se enjuagan las almendras varias veces con agua limpia.
Introducir las almendras limpias en una licuadora, con las tres tazas de agua, y licuar durante tres minutos. Se debe licuar hasta que no queden trozos, sino una pasta.
Luego, agregar la vainilla y el edulcorante y seguir licuando.
A continuación, preparar un recipiente con un colador al que le colocamos encima una tela, algún pedazo de lienzo o algodón, a fin de que se pueda separar el líquido de la pasta. Luego, con ayuda de una cuchara colar vertiendo la mezcla y moviendo poco a poco. La pasta sobrante se puede guardar para realizar cualquier receta con almendras.
Foto: Aníbal Gauto[/caption]
Leche de quinoa
Ingredientes
1 taza de granos de quinoa (250 gramos)
3 tazas de agua (750 mililitros)
Una cucharadita de extracto de vainilla
1 cucharadita de canela molida
Una cucharadita de miel de abejas
3 dátiles (opcional)
Preparación
Remojar la quinoa durante la noche en agua y colar antes de usarla. Es recomendable lavarla bien a fin de eliminar las saponinas amargas. Luego, se cocina la quinoa con una taza de agua. Una vez cocida, licuar a alta velocidad con dos tazas de agua hasta que quede suave, se le puede agregar más agua hasta lograr la consistencia deseada.
Agregar el extracto de vainilla y la canela.
Colar la leche de quinoa con una gasa, lienzo o colador de tela para separar el líquido de la pulpa.
Endulzar con miel o Stevia. En caso de utilizar dátiles, volver a licuar la leche con estas frutas.
Foto: Aníbal Gauto[/caption]
+ INFO
  • Las leches se pueden guardar hasta tres días como máximo en la heladera.
  • Se deben refrigerar en frascos de vidrio y bien cerrados.
  • Podés endulzarlas o saborizarlas con los endulzantes y frutas que más te gusten.
  • Pueden servir de base para otros batidos, siempre y cuando, sean combinables.
  • Se pueden tomar frías o calientes.