Nueve años después, fue capaz de sumar más fans que antes porque estaba adelantada al público de su época e internet se encargó de juntarnos a todos. Aquí, por qué es una de nuestras series favoritas y por qué deberías verla si no lo hiciste hasta ahora.
Por: Jazmín Gómez Fleitas
Estaba en la secundaria y casualmente di con el inicio de una serie que se llamaba Gilmore Girls. Me llamó la atención el nombre y al ver todo el que creía era el primer episodio -porque en realidad era el segundo- quedé simplemente enganchada. ¿Cuántas madres e hijas eran como Lorelai y Rory? Puedo decir que yo era una de ellas. Mi mamá era mi mejor amiga, y fuimos ella y yo contra el mundo desde la muerte de mi abuela cuando yo tenía nueve años. Así que sí, simplemente me vi reflejada en ello y en la pasión con la que Rory (Alexis Bledel) se devoraba los libros.
En Gilmore Girls, Lorelarai Gilmore (Lauren Graham) es una mamá soltera que vive con su hija adolescente en un pueblito de Connecticut, Estados Unidos, llamado Star Hollows. La historia comienza cuando ella debe recurrir a su última opción para conseguir el dinero de la matrícula y cuotas mensuales para inscribir a Rory en el colegio Chilton, uno que le proveería las herramientas a la adolescente para cumplir el gran sueño de su vida: ingresar a Harvard y estudiar periodismo.📷
Sí, Rory podría ser catalogada como una nerd si fuera la clásica serie de adolescentes norteamericana; pero lo apasionante de la historia es que realmente no la ponen en esa posición. Su pasatiempo favorito es la lectura pero también le encanta ver series y películas con su mamá, y disfrutar sin culpas de una cantidad de comida poco convencional, porque Lorelai no es de las mamás que cocinan y el delivery es su mejor amigo.
Ambas aman el café y una de las mejores líneas que evidencia su cuasi adicción por esta bebida es cuando Luke (Scott Patterson), el dueño de la cafetería donde ellas desayunan y cenan básicamente toda la semana, le dice a Rory que no siga los pasos de su madre cuando ordena una taza de café y ella sólo le responde que ya es muy tarde para eso.
Volviendo al inicio, la última opción que Lorelai consideraría para obtener el dinero, y de la que su mejor amiga Sookie (Melissa McCarthy) la convence, son sus padres: Richard (Edward Shermann) y Emily (Kelly Bishop) Gilmore. Como pasa en la mayoría de las familias, los padres de Lorelai tienen expectativas diferentes para la vida que ella ha construido, y por eso hay constantes roces. Si bien acceden al préstamo, también le ponen una condición (Emily, en realidad): Que las chicas Gilmore vengan a cenar con ellos todos los viernes. A raíz de esto, podemos conocer la dinámica familiar que se da entre los cuatro personajes y que es simplemente genial, tanto por los tira y afloje de ambas partes, como por la ironía e, incluso, por lo que delatan los silencios incómodos y las miradas.

Su encanto

Era innovadora para su época. Pertenece al tipo de público que consumiría hoy la serie y por supuesto que Netflix, la meca de las series, vio eso antes que ninguna otra cadena y no escatimó recursos para traerla de vuelta. Hasta Lauren Graham confirmó esta postura en una entrevista realizada en Facebook Live.
La compararía con Sex and the city si pudiera, pero la realidad es que no la vi y tampoco me arrepiento de eso. ¿Por qué Sex and the city? Porque como explicaba la guionista argentina Carolina Aguirre en un artículo en el que detallaba su preferencia por Gilmore Girls, supuestamente Sex and the city es la referencia para las series femeninas. Gilmore Girls habla de la relación de tres mujeres de diferentes generaciones, sus sueños, su pasado, sus traumas, sus carreras, sus familias. Ellas son el centro de la historia. No como muchas series en las que no sabés ni de dónde salieron ni qué pasó con sus vidas antes de llegar a ese punto en la trama.📷
Por un lado está Emily, la abuela de clase alta que tiene una vida social activa y está casada desde hace décadas; Lorelai, la hija que se embarazó a los 17 y dejó la casa de sus padres para criar a su hija lejos de ese mundo con una carrera profesional como emprendedora, y Rory, la nieta a la que le encanta aprender y que sueña con ir a la universidad y ser periodista.
Si hay algo que me encanta de la serie es ver, conocer y crecer con los personajes. Emily parecería que juzga todo el tiempo las decisiones de Lorelai pero en realidad sucede que ella la saca constantemente de su comodidad porque tienen diferentes formas de pensar. Lorelai es independiente y emprendedora, construyó una relación de amistad con su hija muy diferente a la de ella con su madre. Y Rory va creciendo a lo largo de la serie y comete sus errores como todos, de los cuales también aprende.
Rory pasa por tres noviazgos distintos: Dean (Jared Padalecki), Jess (Milo Ventimiglia) y Logan (Matt Czuchry), y a la par, la secundaria, una compañera que compite con ella, la universidad. También está Luke, el amigo de su mamá que la ama "secretamente" (aunque más bien es un secreto a voces conocido por todos). En un principio, este personaje había sido pensado como uno femenino pero luego de realizar el cambio, Lauren y Scott demostraron tanta química en el set que obligaron a un cambio del guión por el camino.
Todos hablan rapidísimo y es genial poner toda tu atención en sus conversaciones para no perderte de absolutamente nada. Amy Sherman-Palladino y su esposo co-guionista, Daniel Palladino, se inspiraron en las comedias que el guionista Preston Sturges realizaba en los años 40, en donde el número de palabras por frase eran el indicativo del ingenio superior de los protagonistas.
Todos los personajes son realmente interesantes: la mejor amiga de Rory, Lane (Keiko Agena); su compañera competitiva en el colegio, Paris (Liza Weil); el alcalde del pueblo, Taylor (Michael Winters); las vecinas más cercanas, Miss Patty (Liz Torres) y Babette (Sally Struthers), y muchos más que irás descubriendo.
A pesar de ser una serie, trata sobre la vida misma y está alejada de los estereotipos femeninos. El clima no es denso ni dramático, es un lugar feliz sintetizado perfectamente en Star Hollows, un pueblo pintoresco y con personalidad propia. Además, las referencias culturales, los litros de café, la comida y las excentricidades de las chicas Gilmore son adictivos para contrarrestar el estrés diario.

Netflix la trae de regreso

El amor por la serie se ha vuelto más grande gracias a Netflix. Las actrices protagonistas, Lauren y Alexis, alcanzaron el podio de las mejores pagadas: cobraron 750.000 dólares por episodio, algo que indica que el retorno que obtendrá la plataforma de streaming de seguro será mucho mayor.
La nueva temporada se gestó en enero de este año, poco después de que el elenco se reuniera en el Festival de Televisión ATX en Austin, Texas. Como muchos fans, se encendió mi entusiasmo porque vuelvan tras la noticia que lo inició todo: Gilmore Girls había estado en un panel donde les preguntaron si había posibilidades de que la historia continuara. Los rumores fueron creciendo hasta que Netflix se encargaría de cumplirnos el deseo. De ser cualquier otra cadena de aire, de seguro el revuelo no hubiera sido tan grande.
La séptima y última temporada de la serie, emitida por Warner nueve años atrás, no estuvo a cargo de la creadora, Sherman-Palladino, que sí intervino en el revivalGilmore Girls: A year in life. De allí las grandes expectativas con estos cuatro episodios correspondientes a las estaciones del año: Invierno, Primavera, Verano y Otoño, presentados como una película larga sobre sus vidas ahora.
Si estás queriendo ver esta nueva parte en Netflix, hacé el trabajo duro y ve primero todas las anteriores. Está hecha para los fans, así que hay mucho historial que debés conocer primero -A year in life se vale de todos ellos- y porque, sobre todo, la vas a disfrutar durante cada minuto. Cuando llegues a la nueva, vas a comprender todos los guiños y entender -tanto como cuestionarte- todo el viaje de más de 360 minutos que nos trajeron.