Texto y estilismo: Matías Irala
Producción: Juan Ángel Monzón
Fotografía: Víctor Candia
La modelo, blogger y embajadora de belleza nos cuenta sobre los diferentes escenarios por donde transitan sus intereses. La versátil figura, adelanta, además, sus proyectos para el 2019.
Hace ya varios años que la imagen de Alba Riquelme (27) forma parte del
espectro mediático local. La vimos en sus inicios como modelo —a muy temprana edad—, luego en el papel de Miss —que la catapultó a un plano internacional— y actualmente en el rol de blogger. Su multiplicidad laboral la ha situado en diversos escenarios con el transcurrir del tiempo.
Alba cuenta con un extenso portafolio en el ámbito fashion, ¿cómo logra congeniar sus actividades de modelo y bloguera con su vida social? "Trabajar de manera freelance me da mucha flexibilidad con mis horarios, así que solo depende de cómo vaya organizando mi día a día. Al principio me costó encontrar el equilibrio, pero eventualmente fui consciente de que debía encontrar intervalos que me permitan atender otros espacios que también me interesan. Considero que mi trabajo demanda que cuide el sueño, ya que usualmente tengo muchas actividades nocturnas relacionadas a eventos o lanzamientos de marcas", explica.
La era digital trajo consigo una explosión de plataformas, entre ellas, redes
sociales en las que coexisten personas con los mismos intereses. Es en este
escenario donde las bloggers de moda encuentran la posibilidad de presentar su discurso estético de manera distendida, impronta que, a su vez, es aprovechada por la industria de la moda. Pero ¿hasta qué punto es real o ficticio lo que se presenta a través de una red social? "Me siento más cómoda como blogger. Es más, considero que es una manera mucho más empática de acercar un poquito de lo que uno tiene para compartir con las personas, expresar mi estilo. En el papel de modelo una simplemente está personificando la extensión del diseñador o la marca. Por ende, me siento más real presentándome como alguien que comparte su identidad desde el mundo del blogging", considera Alba.
Las redes sociales vuelven públicos muchos aspectos de la vida privada. En ese sentido, la exposición y la presión mediática son cada vez más fuertes. ¿Cómo lidiar con ese costado vidrioso de las redes sociales? "Es muy fácil olvidarnos de que atrás de esa pantalla, está una persona real, con sentimientos y cuestiones personales. Por eso cuido mucho lo que muestro por ese medio. Yo siento que estamos creando una comunidad de gente excelente con mis seguidores. Estamos para ayudarnos y construirnos de manera positiva", reflexiona Alba al respecto.
En las grandes pasarelas
Cómo buena blogger de moda, las visitas a las principales periferias de la moda no están ajenas en su agenda. "Este año fui a las semanas de la moda de New York y Londres, y fueron experiencias increíbles. Por primera vez visité Londres; quedé fascinada con la ciudad y la gente. Al Fashion Week de New York ya fui varias veces. De ambos eventos rescato que, aunque estén en la misma plataforma, son totalmente diferentes", comenta.
Consciente de su versatilidad, Alba no ha dejado de lado su carrera como modelo al punto de que también pudimos verla desfilar el año pasado para marcas y diseñadores de la talla de Laquan Smith y la afamada firma Marchesa, en el Dubai Fashion Week. Al ser consultada sobre cuál era su postura sobre la moda, al estar tantos años involucrada desde diferentes escenarios, libera una perspectiva personal: "Mucha gente considera que la moda es algo superficial, pero yo creo que va mucho más allá de esa postura. Es una manera de expresarse, trasmitir emociones e ideas".
Su rol como embajadora de belleza también la ha llevado a asumir ciertos hábitos y compromisos en su día a día. "Considero que la belleza debería ser integral, de manera que trato de llevar una alimentación balanceada, hacer ejercicios y mantenerme hidratada a lo largo del día. Todo esto es parte de mi rutina, así como el cuidado de mi rostro con limpieza, hidratación y protección solar", expresa.
Planes para el futuro
En el mundo de la moda casi todo tiene fecha de caducidad, lo cual que nos lleva a preguntarnos, ¿son las bloggers de moda algo transitorio? Para Alba, la permanencia en las redes está dada por la capacidad de conectar con los
seguidores. "Los blogs o páginas web personales existen desde hace años y creo que van a seguir existiendo, siempre y cuando uno tenga algo importante que expresar y exista gente que quiera leer al respecto. Los blogs vuelven a la moda algo personal; es más fácil relacionarse o identificarse con una persona que genere cierta conexión con el espectador desde el otro lado de la red", comenta.
A la hora de hablar sobre estilo, considera que este debe ir acompañado de la
comodidad. "Trato de conjugar looks espontáneos y distendidos, que me permitan movilizarme sin distracciones pero que a la par tengan mi sello personal", destaca.
Al igual que en su estilo, la espontaneidad es determinante en todo lo relacionado al futuro, señala. "Soy una persona inquieta, que siempre está buscando cosas nuevas que hacer y cómo crecer. Todo eso, de manera a que el blog vaya creciendo conmigo. Además de eso, estoy proyectando otras maneras de expandir mi imagen. ¿Televisión?, tal vez. ¿Mi línea de ropas? Veremos qué me depara el 2019".
Prendas: Ofelia Otello (Pantalón de plumas) / Reebok (crop top y gorro) / Zara (calzados).
Peinado y maquillaje: Marcos Invernizzi y Andrea González para Blow Hairstyle.