Texto: Matías Irala
Las últimas colecciones de primavera/verano se han hecho eco en las principales periferias de la moda internacional. Te traemos una selección de los mejores desfiles, y lo último en tendencia para estar a la vanguardia.
Balenciaga: Neofuturismo
¿Qué podemos decir de Demna Gvasalia, director creativo de la firma española? Desde que tomara el mando de la dirección creativa de la marca, ha logrado que el mundo de la moda colapse ante su particular manera de fusionar el hoy con el ayer, hasta convertir elementos retro poco atractivos en objetos de deseo.
Para la nueva colección —recientemente presentada en París— la firma estrechó vínculos con el artista Jon Rafman. El resultado fue un desfile en un curioso túnel donde se iban proyectando imágenes digitales creadas por Rafman para denunciar el impacto de la tecnología en la vida cotidiana, al punto de llevarnos a olvidar ciertas prácticas como entes sociales.
Los modelos iban transitando por la pesada atmósfera, destacando prendas de cortes over size (pero mucho más discretas que sus anteriores colecciones), hombreras angulosas y mucho volumen, para dar una apariencia escultural a las proporciones. Hacia el final del desfile,
Gvasalia hasta dio un guiño al estilo de la firma en sus inicios, pero adaptándolo a su estilo, con una serie de vestidos de tintes arquitectónicos.
Objeto de deseo: Los sacos de neopreno con hombros exagerados al más puro estilo futurista de los 80.
Prada: ¿El regreso de la bermuda?
El desfile de Prada generó fricciones en las redes. Muchos se preguntaron si se trataba de una mezcla entre la protagonista de El bebé de Rosemary y los Powers Rangers. De esta y otras maneras se pretendía satirizar la particular mezcla de elementos de los años 60 con calzados sport.
Usar elementos clásicos para reformularlos, parece algo común entre todas las marcas hoy en día ¿Pero cuando pasa a ser cliché? Las modelos lucieron en pasarela bermudas en color satín y polleras estilo polka con tonalidades llamativas. Además, se vio un marcado uso del negro.
Objeto de deseo: Medias transparentes y cinturones metálicos para elevar cualquier look urbano.
Ann Demeulemeester: Primavera oscura
¿Quién dijo que la primavera no puede hacer gala del negro? Para su nueva colección, la firma belga dirigida por Sébastien Meunier, se inspiró en la leyenda de la "La dama desconocida del Sena", cuyo anonimato convirtió en inspiración de numerosos artistas allá por los inicios del siglo XX, al punto de que se volviera común encontrar alguna referencia de ella en las casas
francesas.
Chaquetas superpuestas con vestidos holgados, blusas y sastrería con bordados particulares son algunos de los guiños que conectan con la inspiración de la temporada, los vestidos clásicos de la marca no faltaron hacia el final de la pasarela para los amantes del estilo más clásico de la firma.
¿Cómo definir esta colección? Como una lluvia de sensaciones que transitan entre la nostalgia, melancolía y la oscuridad, elemento que la casa Ann Demeulemeester no desconoce, ya que para su colección masculina de la temporada pasada ya mostró ciertas inclinaciones de lo que
sería el nuevo rumbo estético de la marca.
Objeto de deseo: Los sacos negros con bordados en las solapas, para darle el toque dramático a cualquier outfit nocturno.
Alexander McQueen: Sacerdotisas fashionistas
Sara Burton —actual directora creativa de la firma McQueen— debe lidiar en cada temporada con el peso del pasado de la firma. ¿Razones? Desde la muerte de Lee, su fundador, la marca ha pasado por colecciones de la mano de Burton que han sido cuestionadas por no representar al 100 % la esencia de sus comienzos.
Para esta colección de primavera/verano, Burton ha optado por desempolvar un poco el archivo de la firma, para traernos una inspiración que recorre los hitos y rituales de las mujeres de antaño: nacimiento, bautizos, bodas y funerales. Estas son algunas de las claves con las que la
diseñadora daba el disparador de lo que iba hilando en la pasarela.
Las modelos iban luciendo pesados accesorios en las manos y el cuello, alusivos a las piedras de Avebury, vestidos románticos yuxtapuestos con sastrería de cuero, detalles florales y mucho vuelo. El styling se complementaba con un total wet look en el cabello, demostrando que
nuevamente será lo más in de la temporada.
Objeto de deseo: Vestidos florales complementados con el cinto negro de la colección, para que cualquier visita al campo no sea sinónimo de austeridad.
Chanel: Lujo playero
¿Quién dijo que uno no puede ir a la playa con una chaqueta tweed? Karl Lagerfeld, consciente de que la única limitación que existe es el mismo, se encargó de crear una instalación en el Grand Palais de París, donde las modelos iban transitando descalzas en una playa que no tenía nada que envidiar a las de las Bahamas.
Mallas de ciclistas con chaquetas tweed, sombreros y muchos accesorios eran algunos de los elementos más representativos de esta colección, que demostró nuevamente que la capacidad para reinterpretar la esencia de la marca no tiene límites.
Objeto de deseo: Chaqueta tweed con bañadores, para ser el centro de atención, pero sin descuidar la tendencia en cualquier viaje playero.