El bolso que no va a parar a la bodega del avión y te acompaña durante todo el viaje, debe armarse con lo justo y necesario. ¿Qué cosas son imprescindibles dentro de él?
Sobres para tus documentos y tu dinero
Las agencias de viajes suelen entregar los boletos aéreos en un sobre portadocumentos que puede servirte para organizar los papeles, como el pasaporte, la cédula de identidad, el voucher del hotel, el pasaje de retorno, y el efectivo que llevás contigo. En caso de haber adquirido el ticket de avión por Internet, podrías buscar alguna cartuchera con cierre hermético o comprar el sobre en alguna tienda. Es una buena opción para no esparcir tus documentos en la valija, ya que al tenerlos a mano y en un mismo lugar, sentirás más orden y seguridad.
Neceser de viaje
En este estuche podrás incluir todos los artículos de cuidado personal: toallas higiénicas, cepillo de dientes, pasta dental, perfume, etc. Eso sí, todos los líquidos deben estar dentro de una bolsa de plástico, transparente, y contener no más de 100 ml.
Ropa extra
Llevar un plus de prendas en el bolso de mano, nunca estará de más. Más allá de lo estratégico del sistema de maletas en los aeropuertos, es imposible saber —antes de aterrizar­– qué pudo pasar con ellas de camino a las bodegas. Por eso, cargar con un vestido o una remera y una ropa interior extras, puede salvarte el día (o los días) de espera, mientras la encuentran.
Aparatos electrónicos
A los celulares, ordenadores, cargadores, cámaras fotográficas, tablets y dispositivos electrónicos en general es mejor cargarlos en el equipaje de mano; ya que al hacerlo en la maleta de bodega, pueden dañarse (por el contacto con otras valijas) o extraviarse (en caso de que la sustraigan en algún aeropuerto). Preferentemente, llevarlos apagados durante el viaje, excepto aquellos que vayan a ser utilizados. De igual forma, aunque no ocupen un lugar en el equipaje principal, pasan por un control previo de seguridad antes de embarcar.
Medicamentos
Siempre debe sobrar un poco de espacio para la medicación, en caso de necesitarla a lo largo del viaje. En este punto no hay restricciones para la cantidad de líquidos, pero sí, en lo posible, los remedios deben estar acompañados de su receta médica. Se recomienda mantenerlos en sus envases originales, para evitar cualquier confusión.