Estos últimos meses del año son ideales para renovar la casa y una opción práctica y económica es pintar las paredes. A continuación, algunos tips para recibir a esta nueva temporada con un aire completamente nuevo.
Texto: Nora Vega
Un recurso, más que eficaz, a la hora de cambiar la decoración de un ambiente es la pintura. Es una elección bastante económica y práctica, en vez de renovar los muebles, teniendo en cuenta que con poco se puede lograr mucho.
Pero, generalmente, a la hora de decidir pintar empiezan algunas dudas referentes al tipo de pintura a utilizar o a qué paredes pintar. Y por supuesto, surge la pregunta clave: ¿Qué color elegir? Las opciones son infinitas, a veces hasta abrumadoras, por eso hay que decidir cuidadosamente ya que las paredes son el alma de la casa.
Algo que parece tan sencillo puede convertirse en una tarea más que complicada si no contamos con todas las herramientas necesarias para la correcta elección. Lo primero que hay que tener claro es el efecto que se quiere conseguir. Además del gusto personal, también es importante tener en cuenta las dimensiones de los diferentes espacios.

Depende del objetivo
Si se busca que la habitación transmita una sensación de amplitud, los colores claros y neutros son los ideales. El blanco es un clásico que nunca falla. La luz que aporta siempre brindará a la casa una sensación más fresca e incluso limpia. El blanco marfil es perfecto para las habitaciones que tienen parqué y aquellas estancias que necesiten estar iluminadas.
Las personas que quieren darle más carácter y personalidad a un espacio deberían optar por colores oscuros, aunque eso robe algo de luz y de amplitud. El efecto que se logrará será el de un ambiente que genere más contraste entre las paredes y los objetos.
Las gamas cromáticas del azul tienen infinidades de posibilidades, pero quizás en el 2019, un cobalto más brillante y fresco se imponga entre los azules. Mientras tanto, un azul profundo brinda una nota de tranquilidad y si se unen a toques de naranja, blanco y madera pueden equilibrar sus notas cálidas.
El color que elijas también tendrá que ver con el estilo de decoración del ambiente. Si es nórdico o contemporáneo, los tonos fríos y neutros serán geniales. Si el espacio es más clásico, los neutros tirando a cálidos deben ser los preferidos y si la casa es de estilo vintage, los tonos intensos como los verdes menta, rosas y ocres serán los acertados.
¡Animate a cambiar!
La inspiración se puede encontrar buscando en las redes sociales de decoración o mirando revistas. Lo ideal es crear un tablero con todas aquellas fotografías con combinaciones de los colores que creas que puedan armonizar con tu casa, teniendo en cuenta constantemente la luz natural que se dispone, los muebles que ya están y los accesorios que, tal vez, se podrían cambiar.
Además del tono, es importante buscar el brillo correcto, tanto del color principal de las paredes como de los complementos. Un brillo mate es ideal para las grandes superficies, mientras que el semibrillo o esmalte de alto brillo es mejor para las áreas que necesitan mayor durabilidad, tales como molduras y puertas.
La paleta compuesta por verdes terrosos y marrones grisáceos es perfecta para crear un espacio contemporáneo. Se puede añadir toques de morado. Si la habitación es pequeña, lo mejor será preferir colores no demasiado intensos. Y mejor fríos que cálidos. No te olvides que un buen truco para disimular los defectos en las paredes son los efectos texturados.
Pinturas de exterior
Aquí entramos a hablar de otro tipo de pinturas, ya que estas son especialmente compuestas para que puedan soportar la lluvia y el sol, a diferencia de las de interior que no necesitan enfrentarse a estas condiciones.
Los colores naturales como el beige o los marrones, cremas y ocres, son comunes de usar cuando se quiere lograr un aspecto sobrio y elegante. Es muy frecuente que se usen dos tonalidades para pintar las paredes de exterior cuando se usan colores tierra; una buena combinación sería una tonalidad beige combinada con blanco, con marrón o con una pintura de color intenso.

Un clásico que está muy de moda, y que no fallará si la casa es vanguardista, es el color gris para pintar las paredes. En este caso, los detalles arquitectónicos, marcos y rejas, es mejor pintarlos de otro color. Una buena opción para resaltar estos complementos sería el blanco.
La tendencia en colores según Pantone
Fundada en Estados Unidos, Pantone es la creadora del sistema de definición cromática que se utiliza en la actualidad. Es decir, es la encargada de organizar los colores. Pantone predijo que las tonalidades naturales, relacionadas con la tierra, estarán de moda el año que viene.
En sí, la paleta presentada por Pantone como tendencia de los colores para el verano 2019 está compuesta por siete colores. La lista inicia con la terracota, seguida del amarillo cadmio, lino, jengibre, rojo barn, azul dazzling y el tono pasas. Todos estos son colores que evocan a la madera, la tierra y otros elementos naturales.