La serie Outlander dio visibilidad a las Tierras Altas, sus mágicos escenarios y la cultura de los clanes. Desde Visit Scotland nos relatan el impacto que tuvo el show en el turismo cinematográfico y todo lo que podés conocer ahí. ¿Lo apuntás en tu lista de deseos?
Texto: Jazmín Gómez Fleitas
Fotos: Visit Scotland
El fenómeno turístico que tiene lugar en Escocia está denominado como “el nuevo Corazón Valiente” ya que luego del estreno de la película protagonizada por Mel Gibson en 1995, ocurrió algo similar. Sin embargo, a pesar de que Harry Potter, El Código Da Vinci o Skyfall tuvieron locaciones allí, fue con el estreno de la serie en el 2014, que el turismo tuvo un incremento del 92%, según los datos del Centro Moffat de Monitoreo de Visitantes.
La historia del viaje en el tiempo de Jamie y Claire —basada en los libros de Diana Gabaldon— realmente muestra paisajes que dejan sin aliento a cualquiera. Los castillos, las ondulaciones verdes sin final, toda la naturaleza escocesa llama a quien la descubre gracias a que las locaciones de rodaje tuvieron lugar allí mismo, sí, al aire libre y con una gran calidad cinematográfica.
Para quienes aún no son fans de la serie que se emite en el canal FOX y en la app cuenta con las cuatro temporadas para suscriptores de Fox Premium, la historia sigue a una joven enfermera, Claire (Caitriona Balfe), que sirvió en la Segunda Guerra Mundial y que decide pasar una segunda luna de miel con su esposo en Escocia.
Cuando comienzan a recorrer los lugares, descubren unas piedras antiquísimas que cuentan historias locales de gente que desapareció y nunca más volvió a ser vista. Es a través de ellas que Claire viaja en el tiempo a la Escocia de 1734, dos siglos antes, y atrapada allí descubrirá los clanes, las costumbres, supersticiones, desafíos y aventuras, así como también a Jamie (interpretado por el actor escocés Sam Heughan).
La serie actualmente emite su cuarta temporada, pero ha sido renovada para una quinta y sexta, basadas en el quinto y sexto libros de la saga. Lejos de ser sólo romanticismo, tiene mucho de historia, batallas, intrigas, política, ya que abarca el período del levantamiento jacobita y todo aquello que implica: hombres en kilt, prisión, persecución y tortura en los castillos.
Visitar Escocia
El mejor momento para visitarla depende de qué se quiera ver en el campo. “En primavera y el comienzo del verano hay largas horas de luz solar, incluso hasta las 11 de la noche en algunas zonas. En verano, las cañadas y los bosques son ricos en verde, y el brezo (arbusto enano de flores blancas) comienza a aparecer en las montañas, así que es muy romántico”, explican desde Visit Scotland.
Pero todo depende de si se prefieren los colores del otoño o los del invierno. “El otoño es deslumbrante en Escocia ya que tenemos tantos árboles y bosques, y la nieve en invierno puede hacer que nuestras montañas y lagos se vean realmente mágicos”, destacan.
Sin embargo, la llamada de atención está en que algunas atracciones se cierran o cancelan durante los meses fríos (desde octubre hasta marzo), así que hay que tenerlo en cuenta al momento de planificar el viaje. Sobre todo si ya tenés en mente las locaciones o actividades a realizar.
“Como Escocia tiene muchos cerros, montañas y áreas remotas, la nieve puede ir a mucha profundidad en muchas áreas y viajar se puede ver afectado en invierno, aunque un poco menos en las ciudades”, advierten.
La temporada alta va desde mayo a agosto. “Agosto, es un mes bastante ocupado para Edimburgo (lo cual es muy divertido) porque la ciudad es anfitriona del Festival de Edimburgo, el festival más grande del mundo. Está igual de concurrida que en Año Nuevo porque es una gran tradición cultural en Escocia celebrar el inicio de otro año con muchos festivales, así que el hospedaje puede ser más caro o difícil de encontrar, especialmente en las ciudades. Lo mejor es reservar con anticipación si es esa la fecha que te gustaría ir”, aconsejan.
Yesnaby Castle sea stack on the west coast of Orkney Mainland.
Las locaciones de Outlander
Los visitantes y fans recorren muchas locaciones, pero las preferidas son las de la primera temporada (cuando conocen a Jamie y Claire). Según Visit Scotland esto incluye: Doune Castle (el castillo Leoch de la serie), Culross Village (Cranesmuir), Falkland Village (Inverness en 1940) y la iglesia Tibbermore (escena de los juicios de brujas).
Doune Castle y Culross Palace, por ejemplo, cuentan con habitaciones donde los visitantes pueden probarse ropa de época, así como aprender de la historia detrás de la vestimenta y la moda escocesa de mediados del siglo XVIII.

Además, la mayoría de las actividades y eventos programados se desarrollan durante los meses de verano en los castillos y edificios históricos. Por ejemplo, los eventos Jacobitas y narraciones de historias, talleres de hierbas locales, exhibición de armamento, exposición de tejidos y más.
“Los fans también se interesan mucho en la historia de los clanes, el legado, las batallas, el idioma gaélico, la comida y bebida, y para algunos incluso se trata de ver si tienen ancestros escoceses. Una fecha clave es el World Outlander Day (1 de junio), creada por los fans como una celebración mundial, en la que se reúnen en Highland Folk Museum —cerca de Inverness— y celebran la cultura escocesa”, detallan.
En visitscotland.com es posible hallar mapas de locaciones acordes a las temporadas de Outlander, para facilitar el armado del recorrido dependiendo de los días de viaje.
Sugerencias de Visit Scotland para la primera visita a las Tierras Altas
  • Planear el viaje por adelantado y verificar los eventos de modo a obteneruna experiencia real de Escocia.  
  • Usar toda la información disponible en la web. Allí encontrarás desdehospedajes y mapas hasta videos instructivos. Toda la inspiraciónque puedas necesitar.  
  • Tratar de no llenar tu visita con demasiadas actividades. El mapa deEscocia puede verse pequeño pero un detalle es que no tieneautopistas, lo cual hace que tome más tiempo recorrer el campo.Parte de la aventura es relajarse, así que lo ideal es pasaralgunos días en la capital y luego adentrarse al campo.    
  • Edimburgo es una ciudad para explorar a pie, lo cual es súper práctico.   
  • Al ser edificios históricos, muchas de las locaciones cobran entrada,aunque la mayoría pide una donación a voluntad (como lasiglesias). Una forma económica de entrar en varios de ellos es conun Explorer Pass, del cual se encuentra más información en lapágina web.