La situación política y económica para algunos países de Latinoamérica es dura. Por eso, quienes proponen risas como refugio a esa realidad tienen carta blanca para decir lo que otros no quieren escuchar.
Texto: Micaela Cattáneo
“América Latina es un pueblo sin piernas pero que camina”. Con esta frase, Residente —el rapero fundador de la banda Calle 13— cantó una verdad: hacia este lado del charco, las cosas nunca estuvieron del todo bien. Cual garrapata amarrada al cuerpo de un perro, el término “crisis” se instaló en los países de la región a causa de un sistema inestable que está enfermando a gran parte de esta geografía.
Hoy, las sociedades más afectadas son las de Brasil, Argentina y Venezuela, países que atraviesan un panorama político y económico complejo. El caso Lava Jato, el ascenso al poder del ultraderechista Bolsonaro, la inflación que afectó la economía argentina, el gigantesco préstamo del FMI al gobierno de Macri, la guerra entre chavistas y opositores al gobierno venezolano, la disminución del precio del petróleo, la escasez de productos básicos y la consecuente oleada migratoria son algunos de las cuestiones que siguen provocando caos e incertidumbre.
Sin embargo, este estado cuasi apocalíptico no evaporó la lucha de quienes usan el humor como herramienta de análisis social. En la siguiente selección te mostramos quiénes son los que —en estos tres países— hacen de la risa, un modo de denuncia de injusticias, la mejor revolución de todas.
Comedia sin desperdicios
Si hay alguien que no da vueltas al asunto y dice absolutamente todo es el humorista argentino Guille Aquino. En diciembre pasado se hizo viral cuando el medio de comunicación Mundo TKM publicó su video Principio de año vs fin de año. En este, su “yo del futuro” —ubicado en diciembre del 2018— llama a su “yo del pasado” —ubicado en enero del 2018— para advertirle lo que va a ocurrir en Argentina en los, entonces, próximos 12 meses.
Este sketch fue un éxito en las redes sociales, pero no fue el único, ya que en febrero el también actor y guionista redobló la apuesta: hizo una sátira sobre la manera en que construyen los titulares de noticias los medios vinculados al gobierno de turno en Argentina. Ese ingenio para mostrar la realidad del país le sumó más de 400.000 seguidores en su fanpage @AquinoGuille, por eso sus sketchs se multiplican en la red cada vez que los sube.
En su segmento Oíd mortales, una especie de monólogo sobre temas sociales varios, sus ideas tienen fuerza, no sólo por el mensaje en sí mismo, sino por la dinámica que utiliza para decirlo: rapidez en el discurso, metáforas visuales y cortes con comentarios breves. En este punto, los videos de flexibilización laboral, millennials y teorías conspirativas son altamente recomendables.

Chispa de humor
Si uno quiere —como dicen los brasileños— ficar tranqüilo (estar tranquilo), echarse a reír y conocer la idiosincrasia del país de Pelé, el canal de Youtube Porta dos Fundos es el sitio donde hay que quedarse un buen rato. Se trata de un colectivo de creación y producción multimedia, creado en 2012, que hace sketchs de humor en general.
Porta dos Fundos tiene más de 15 millones de suscriptores, número que confirma cuán popular es su contenido. Y es que en una primera lectura de los videos, uno percibe la línea irónica manejada en los guiones de cada sketch. El colectivo toca temas diversos, pero en lo que respecta a humor político, las parodias a la serie Handmaid's tale (El cuento de la criada) y al Pronunciamento del presidente Jair Bolsonaro son dos de las mejores.
La mayoría de los skechts están subtitulados al español, por lo que el idioma no es una barrera para verlos. Además, son videos cortos que, como máximo, duran entre 4 y 5 minutos, y abordan contextos que todos los países de Latinoamérica tenemos en común. ¿A cuáles darle clic sí o sí? Al video de Crowdfunding, porque lo definen como “una forma elegante de ser mendigo”, y al de Congestionamento, porque montan una escena en la que James Bond llega tarde por culpa del caos en la ciudad.
Gracia virtual
Si hoy a un venezolano le preguntás: ¿quién los hace reír en medio de tanta crisis?, este responde en primer lugar: Javier Hala Madrid. Así se lo conoce en Instagram, pero su nombre es Javier Romero, tiene 28 años y actualmente vive en Estados Unidos. En sus videos hace monólogos o sketchs bien caseros (por ejemplo, para interpretar a Yajaira, su personaje principal, usa una prenda en la cabeza para simular el cabello de una mujer), donde critica con su humor particular al gobierno actual.
La comedia en Venezuela se vio obligada a mutar a las plataformas digitales, ya que en la televisión actual los humoristas no son bienvenidos. En la red de fotografía por excelencia, Javier tiene más de 3 millones de followers, quienes lo siguen con el afán de encontrar un escape entre tanto panorama desalentador.
En sus videos fusiona hechos políticos ocurridos en Venezuela con escenas de películas (como la parodia de Advengers end of Chavismo) o graba sketchs basados en situaciones reales —como los recurrentes apagones— para retratar la magnitud de la crisis en su país. Y es que, más allá de lo que tiene para decir, su personalidad ayuda a que su contenido perdure en el tiempo.