La delicadeza de la primavera se refleja en propuestas de maquillaje inspiradas en los colores de la naturaleza. Gamas sutiles, tonos vibrantes y esfumados metálicos se combinan en estas tres propuestas de estación.
Estilismo: Matías Irala
Producción: Juan Ángel Monzón
Fotografía: Manuel Meza

Mirada vibrante: El regreso de los metales ¿Quién no cedió al brillo metálico de los años 80? Así como muchos otros elementos de la moda ochentosa que están de regreso, los tonos metálicos vuelven esta temporada, aunque revisionados con un esfumado que dejará la mirada como protagonista y una piel satinada que elevará la propuesta. Si lo que buscás es brillar, esta opción es una gran propuesta para ser combinada con prendas monocromáticas que logren atraer la atención hacia los ojos.

Yellow cream: Primaver pop Vibrante, poderoso y ultra fresco, el amarillo volvió con todo. Esta vez, su característica principal es su formato cremoso, lo cual brinda mayor luminosidad a la mirada y es ideal para las pieles secas. Es por todo esto que le auguramos un futuro brillante como el tono favorito de la temporada. Como se trata de una tonalidad bastante dinámica, es posible llevarla tanto de día como de noche ¿Cómo diferenciarlos? Para el día se sugiere escoger un tono más amarillo canario y cuando cae la noche, simplemente aplicar unos leves destellos para destacar la mirada.

Naturaleza sutil: Tonos delicados El estilo de make up que indudablemente se lleva es el natural. Si además, lo que buscamos es lucir un look romántico, la recomendación es optar por una sutil gama de tonos que oscilan entre el terracota y el rosa pálido, acompañados de una tonalidad roja mate en los labios. Utilizar además una paleta de sombras de mate es el secreto para lucir natural y fresca a lo largo del día.