Nos encanta el verano, pero para disfrutarlo sin riesgos es importante evitar excesos al sol y tener en cuenta las necesidades de nuestro cuerpo.
Texto: Nora Vega
1 Verduras al vapor
Una opción fresca para esta temporada en la que preferimos alimentos livianos debido al calor. Podés hervir las verduras, dejarlas enfriar y comerlas en ensaladas o como guarnición. Las fibras de las verduras se ablandan al hervirlas, volviéndolas mucho más fáciles de comer. Además, son internamente refrescantes, evitan la hinchazón del abdomen y las fermentaciones digestivas.
2 Frutas de temporada
Las mejores aliadas. Aportan las vitaminas necesarias y muchas de ellas, como la sandía y el melón, tienen una alta cantidad de agua. No dejes de incluirlas en tu alimentación de la semana, en el desayuno o como media tarde. Las frutas se aprovechan mejor si las comés con el estómago vacío y no como postre. Además, son grandes aliadas para mantener la piel tersa y fuerte frente al envejecimiento que puede causar el sol.
3 Mucha agua
El 70% de nuestro cuerpo es agua y en verano la gastamos mucho más con el sudor. Tené siempre contigo una botellita de agua y si realizaste mucho ejercicio físico o estuviste muchas horas al sol, también podés tomar bebidas isotónicas o agua electrolítica para variar un poco. De más está decir que esto influye directamente en tu piel, en la plasticidad así como en fijar mejor el bronceado.
4 Evitar las gaseosas
También es recomendable decir adiós a todo tipo de bebidas que contengan mucha azúcar, ya que no sacian la sed y por eso las tomamos en mucha cantidad. Con esto, lo único que logramos es subir la ingesta de calorías. Una de las explicaciones sobre porqué engordamos al final del verano.
5 Cuidado con las intoxicaciones
¿Sabías que podés intoxicarte con verduras y frutas? Es muy importante lavarlas muy bien para evitar contaminación de todo tipo. Si no sabés si está lavada o no, es preferible que no las comas hasta lavarla bien. También es importante recordar los pasos básicos de higiene personal, como que te laves las manos después de usar el baño y antes de comer.
6 El sol
Tomar sol en su justa medida es vital para la salud ya que anula la depresión y nos facilita vitamina D, que también nos da energía. Sin embargo, excederse en esta temporada es una tentación constante. Cuidate en las horas más calurosas y no te confíes si estás en la playa o pileta. Protegé tu cuero cabelludo, ojos y pies, partes del cuerpo generalmente dejadas de lado.