Comprar y vender artículos de segunda mano —pero en excelente estado— de las marcas más top. Esto es lo que propone The New Black, el proyecto que le da una segunda vida a las prendas y accesorios que sobran en el armario.
Texto: Micaela Cattáneo
@micaelactt
Fotografía: José Acosta
En noviembre de 2017, el ropero de Gabriela Pfannl (28) estaba cargado de prendas, accesorios y artículos que, según cuenta, ya habían cumplido un ciclo en su vida. “Quería darles una segunda oportunidad porque estaba segura de que alguien más los iba a querer y que podía hacer feliz a otra persona”, comenta.
A raíz de esto, se le ocurre una idea: crear una plataforma de compra y venta de artículos de diseñador en excelente estado, a modo de extender la vida de los productos preloved y contribuir a una moda más sostenible y un consumo más consciente. Es así que nace The New Black, o thenewblack.com.py, una web donde se puede encontrar diseños de las mejores marcas con rebajas de hasta el 70%.
“Me entusiasmaba crear un proyecto que ayudara a quienes quisieran comprar, pero también a quienes quisieran vender artículos que ya no usan; renovar su ropero y ganar dinero. The New Black, además del propósito comercial para las clientas, cumplía uno ambiental, el de reducir el consumo masivo y los desechos reciclando y reutilizando piezas para que otras personas las pudieran disfrutar”, explica.
Gabriela en Licenciada en Marketing por la Universidad Católica de Asunción y Máster en Administración de Empresas, con especialización en Negocios Digitales, por el Instituto de Empresas de Madrid (España). El interés por este mundo lo lleva en la sangre, ya que trabaja en la empresa de su familia, Pérez Ramírez y Cía. Aunque hoy The New Black pasó de ser un pasatiempo a un proyecto al cual le dedica más tiempo en su día a día.
Sus dos grandes pasiones son la moda y el mundo digital. “Según mi hermana, soy una geek”, dice entre risas. The New Black le permitió combinar ambas, además de llevar a la práctica un aspecto en el cual había puesto la mirada: los negocios con impacto ambiental.
Que la experiencia de compra y venta sea online trae beneficios. “Es más anónimo, te permite ver el catálogo desde donde sea que estés, es cómodo porque no perdés tiempo movilizándote o lidiando con el tráfico, y los envíos llegan a todo el país, e incluso, a toda Sudamérica”, explica Pfannl.
A la fecha cuenta con clientes extranjeros en Buenos Aires, Corrientes y São Paulo. “Se creó una hermosa comunidad denew blackers. Las chicas le fueron ganando confianza a la página y a que los artículos están realmente en buen estado. En ese sentido, somos estrictos, porque todos los productos que aceptamos pasan por un control de autenticación. De hecho, tenemos el apoyo de Entrupy, una empresa americana que a través de un aparato microscópico analiza varias partes del artículo (cuero, logo, etc.)”, destaca.
Si bien The New Black es una tienda en internet, también exhibe algunos de sus productos en el showroom del local Mushka. Además, ofrece diversas formas de pago y envío. Si en la casa no hay personas que puedan recibir el pedido, la clienta puede acercarse hasta el showroom (Luis de Granada c/ Diagonal Molas). Asimismo, es posible pagar con tarjeta de crédito, contra entrega (en efectivo) o por transferencia bancaria. Para más información ingresar a thenewblack.com.py.