Texto: Micaela Cattáneo
Cuando creíamos que en esta Navidad escucharíamos nuevamente la voz de Michael Bublé por todos lados o alguna reversión del clásico de Mariah Carey, aparece Robbie Williams con el álbum The Christmas Present. En noviembre, lanzó —por primera vez en toda su extensa carrera— un disco navideño, al cual define como “un sueño hecho realidad”.
El de The Christmas Present no es el Robbie Williams que conocimos en Rock DJ o Feel; quizás lo encontremos más parecido al que vimos en Angels debido a que bajó un cambio y sacó a la luz toda la emoción y la ternura propias de esta época del año. En algunas canciones, el cantante británico está acompañado por artistas como Helene Fischer, Bryan Adams y hasta por el exboxeador Tyson Fury, entre otros.
El material presenta un juego temporal distribuido en dos volúmenes: por un lado, la Navidad pasada y por otro, el futuro navideño. En la primera cara del álbum interpreta clásicos como Santa Baby, Merry Xmas Everybody, Let It Snow! Let It Snow! Let It Snow!, etc. Y en la segunda parte, demuestra con canciones como Home o Time for Change, que lo suyo también es hablar sobre las noches de paz y amor.
Canción necesaria: Se hace difícil elegir un solo tema del disco porque considero que el álbum es como una banda sonora de Disney: ninguna canción funciona sin la otra.